OTRAS FAMILIAS, OTRAS REALIDADES

stock-photo-barcelona-178539545
ANTE EL TERRORISMO
18/08/2017
Mostrar todo

OTRAS FAMILIAS, OTRAS REALIDADES

family-591579_1920

En las sociedades occidentales modernas, cada vez es mayor el número de familias en las que solo uno de los padres convive con los hijos de manera habitual, esporádicamente en algunas de estas familias, a  los niños pasan unos pocos dí­as con el otro progenitor. Frente al concepto de familia tradicional de antaño, en el que padre y madre viví­an juntos en el domicilio familiar repartiéndose las funciones del cuidado de los hijos, han surgido nuevas unidades familiares.

Además de las familias mono-parentales, también hay muchas familias reconstituidas, resultado de segundas uniones o matrimonios donde conviven hijos de cada uno de los miembros de la pareja y a veces también hijos comunes de la nueva pareja. A estas nuevas familias,  se añaden otras unidades familiares en las que algún familiar de la pareja, ascendiente, padre, madre o hermano vive en el domicilio familiar.father-1633655_1920

¿Qué nos ha pasado? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí­? Sin querer ser exhaustiva en las razones, tan solo mencionaré algunas que han influido en los nuevos modelos familiares, entre otras: el cambio en factores socioculturales de fondo en la sociedad actual, ha producido una mayor movilidad y velocidad en todos los ámbitos, también el avance tecnológico y esa sensación de cambio permanente en la que vivimos, junto a la libertad personal a toda costa y la pérdida de valores como el altruismo, ha producido actitudes cada vez más individualistas, que ha propiciado rupturas y divorcios.

El aumento en el número de divorcios en las últimas décadas ha sido alarmante y continuo,  en USA la cifra de divorcios está en un 40%, en España estamos ya casi en un 30%.

El resultado del gran número de divorcios y de los cambios de modelos, actitudes y roles,  hace que muchos niños tengan padres divorciados, lo cual produce múltiples problemas de ajuste a las nuevas unidades familiares, encontrando  a menudo niños, que no son capaces de adaptarse a su nueva realidad.

Algunos de los problemas a los que se enfrentan las nuevas unidades familiares y que sufren de un modo más acusado los niños son:

  • Disminución del nivel económico, la separación siempre conlleva una pérdida importante en el poder adquisitivo.
  • Convivencia con uno de los padres o con algún otro miembro de la familia, no siempre pudiendo elegir los niños con quien vivir, generando malestar y tristeza en los niños. Además el padre con quien no viven, puede perder su influencia en la educación y desarrollo del niño.
  • Cambio de residencia, cambio de colegio, amigos y entorno, lo que suele tener un fuerte impacto en el desarrollo social del niño.
  • Nuevas parejas de los padres, con el efecto desestabilizante que esto produce en los niños.

Todos estos problemas pueden influir en el niño produciendo tristeza, ansiedad, disminución del rendimiento académico  y problemas de conducta entre otros, resultando diferente el efecto en función de la edad del niño, tal vez la edad más problemática sea entre 6 y 12 años, en el caso de los adolescentes también se producen fuertes resistencias y desorientación que pueden afectar a sus expectativas y relaciones futuras.family-557108_1920

Los padres son responsables de explicar a sus hijos la nueva situación, de hacerse entender independientemente de su edad, de tranquilizarles y transmitirles siempre seguridad y apoyo. Resulta muy importante, sobre todo en niños pequeños que los padres expliquen que ellos, los niños, no son responsables en ningún caso de la ruptura de sus padres.

Asimismo, resulta vital que los niños sientan que sus padres, van a seguir siendo sus padres, que van a seguir ocupándose de ellos y que tan solo se han divorciado como pareja,  por lo que el niño va a seguir teniendo dos padres que se ocuparán de él. Lamentablemente, los egos, venganzas personales y rencores varios, de muchos progenitores impiden este normal desarrollo de la crianza de los niños una vez se produce el divorcio.

Respecto a la nueva entidad familiar, habrá  que establecer reglas de convivencia y respeto entre los miembros de la nueva familia, tanto los biológicos como los otros miembros ahora incorporados.

En algunos casos, particularmente en divorcios traumáticos y/o en los que la actitud hostil de uno de los padres o de ambos progenitores entre ellos, produzca enfrentamientos. También  en casos de abandono manifiesto de uno de los padres, será de gran ayuda contar con apoyo psicológico tanto para los niños como para los padres, esta ayuda profesional, les permitirá entender la situación, asumiendo su nueva realidad y les dará estrategias de relación más adaptativas.barley-field-1684052_1920

No podemos huir de nuestro tiempo, formamos parte de este entramado psico-sociocultural en el que nos ha tocado vivir, pero si podemos aprender a adaptarnos de una forma más adecuada para evitar sufrimiento innecesario y poder tener vidas más plenas y felices.

Citando a Faulkner: “Inteligencia es el poder de aceptar el entorno”

1 Comment

  1. Fernando dice:

    Los retos y las oportunidades que nos ofrece la vida, nunca son absolutos. Siempre caben alternativas, para decidir cual nos conviene más, necesitamos contar con aliados, casi incondicionales, esa es la familia, tenga la forma que tenga.
    Gracias, por poner en valor a todas ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 14 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR